El acoso sexual es una situación muy compleja. No solo te afecta por el hecho en sí mismo, sino que genera una serie de miedos, que parecen ser cada vez mayores.

Las mujeres muchas veces resultamos víctimas de jefes machistas y autoritarios, que se creen con el derecho y la impunidad de hacer lo que deseen. Si sufres un caso de acoso, no desesperes. Hoy en día existen mecanismos, que pueden ayudarte a salir de la angustiante situación.

 

A continuación te damos algunas recomendaciones que pueden ayudarte:

  1. Toma la actitud que corresponde. A pesar de que te sientas aterrorizada, y no sepas que hacer, ten en cuenta que NUNCA y bajo ningún motivo debes permitir que te falten el respeto. No pienses en que puedes perder el trabajo, o que los demás te juzgarán mal, lo primero es preservar tu dignidad.
  1. Recoge pruebas. En la medida que puedas, trata de razonar de manera lógica y fría. Es más, si puedes prepara la emboscada. Registra, ya sea mediante tu teléfono móvil o una cámara fotográfica un episodio de acoso. Esto te servirá y de mucho para darle fin a esta lamentable situación.
  1. Sé contundente con el acosador. No tomes actitudes como la de evitarlo. Sé clara y directa con el acosador, déjale en claro que no permitirás esa situación.
  1. Infórmate acerca de cual son tus derechos. Busca información acerca de cuáles son exactamente los pasos a seguir, para denunciar esta situación. Dependiendo del lugar en el que estés serán las oficinas a las que debas concurrir. Busca ayuda en los lugares especializados. Ellos sabrán darte las mejores recomendaciones, pero nunca aceptes la situación.
Compartir