Ya no caben dudas acerca de todos los beneficios que representa hacer yoga. Esta técnica de relajación permite liberar todo el estrés que acumulas durante tus arduas jornadas de responsabilidades.

Sin embargo, existen algunos prejuicios como por ejemplo, que solo las personas tranquilas pueden aprender a hacer yoga. O también hay quienes sostienen, que hay que disponer de ciertas habilidades físicas para hacerlo. Todo esto es un mito, y como sucede con cualquier disciplina, bsta con querer aprender que lo lograrás.

Te mostramos 4 tipos de ejercicios, que son ideales para principiantes:

  1. Relajación inicial.Con este tipo de ejercicio comenzarás siempre tu sesión de yoga. Consiste en acostarse de espaldas, sobre una colchoneta, con las piernas flexionadas y separadas. Las plantas de los pies permanecen perfectamente apoyados sobre el suelo.

Se respira profundamente y se exhala lentamente el aire. Mantener esta posición durante 10 minutos. De esta forma el cuerpo se prepara para entrar en un profundo estado de relajación.

  1. Elevación de piernas. Este ejercicio de yoga consta de dos partes. En la primera se levanta individualmente cada pierna lo más alto que sea posible, siempre sin flexionar. Se mantiene esa posición durante un minuto y luego se alterna la pierna.

En la segunda parte, se levantan ambas piernas y se mantienen lo más vertical posible. En todo momento los brazos deben permanecer completamente apoyados sobre el suelo.

  1. Postura sobre los hombros. Se levanta el cuerpo lo más que se pueda, de manera que quede casi apoyado sobre los hombros. Para ayudarse a mantener el equilibrio, colocar las manos en la cintura. Aguantar todo lo que se pueda en esta posición.
  1. Flexión hacia adelante. Con las piernas totalmente estiradas, tomar ambos pies con cada mano. De esta manera la espalda queda completamente estirada, lográndose una sensación de gran bienestar.

En la medida que vayas adquiriendo práctica podrás ir sumando otros ejercicios. Conviértete en una experta de yoga !!!

Compartir